La Flor y el Tiempo

Érase una vez la flor y el tiempo.

La flor era silvestre pero muy encantadora. El tiempo, sin embargo, era, bueno, como decirlo, muy inestable.

Tenían una relación especial y espacial, aunque, debido al carácter del tiempo, bastante variable.

Se querían pero el tiempo nunca sabía como expresarlo.

Había días en los que resplandecía y con una ligera brisa acariciaba los pétalos de la flor, murmurándole palabras de amor. Pero, la mayoría de las veces, “en cuanto temporal” se ponía oscuro con relámpagos y granizos y sacudía a la pobre flor.

Después, cuando la tempestad se aplacaba, le prometía arcos iris y atardeceres de fuego.

Luego otra vez se enfadaba con truenos y saetas si la flor no le buscaba.

La Flor y el Viento

La flor con todos estos cambios de humor, estaba bastante cansada, y empezaba a envidiar a sus amigas que habían sido recogidas por unas manos de enamorados y utilizadas como demostración de afecto hacía alguien que, seguramente las recibió con placer.

Tenían una vida corta así, pero al fin al cabo:

¿Qué más da vivir poco y bien en lugar de mucho y amargado?

Y menos por una flor que de por sí tiene muy poca vida.

El tiempo cuando vino a darse cuenta que la flor estaba decidida a desenterrarse de allí, empezó a llorar.. ops a llover.

Llovió durante días y días. Luego fueron semanas y todo se inundó.

La pobre flor de tanto llover murió ahogada y el tiempo se quedó solo y sin lágrimas.

 

“Los Cuentos de Caperucita” de Silvia Donatiello